Ya no le basta con ser uno de los mejores defensas centrales del mundo, si no es que el mejor. Ya no le basta con ser capitán del Real Madrid y la selección de España. Sergio Ramos es hoy por hoy, el defensa más peligroso del mundo, el día de ayer lo pudimos apreciar nuevamente en su máximo esplendor ante el Barcelona, dejando a Mascherano para el retrato. El Clásico es un partido que nadie quiere perder, es el partido que no se puede perder, ayer nadie lo sabía mejor que el capitán del Madrid.

“Mr. Clutch”, así se le apodaba a Jerry West, una leyenda de la NBA que jugó toda su carrera para los Lakers. El término “clutch” se usa en el basquetbol como esa habilidad de hacer la jugada grande en el momento más crucial del partido, puede ser ese gran pase, incluso un gran tapón, ese tiro ganador; o en el caso de Sergio Ramos, ese gol de último momento que le devuelve la vida al equipo, o a veces le da la victoria.

Quienes seguimos al Real Madrid recordaremos aquellos goles de Raúl que nos dieron tantas alegrías, recordaremos ese cabezazo de Cristiano en la final de la Copa del Rey, nunca podremos borrar esa volea mágica de Zinedine Zidane de nuestra memoria, y sin duda alguna, recordaremos esos goles del número 4, siempre tan oportuno. Imposible olvidar ese gol ante el Atlético, casi al minuto 93 en la final de Champions League, imposible olvidar ese gol ante el Dortmund para intentar la remontada, donde al final morirían en la raya; no he podido dejar de hablar del gol para empatar el Clásico de ayer, y por si algunos no se acordaban, esos cabezazos para eliminar al Bayern Munich, o una vez más, otro gol ante el Atlético en la última final jugada en UCL.

He sido afortunado, vi a grandísimos jugadores como Ronaldo y Zidane, Del Piero y Totti, Thierry Henry, Cristiano y Messi, entre otros… hoy puedo decir que he visto jugar a Sergio Ramos, un hombre hecho para ese tipo de momentos, un tipo al que muchos critican por perder la compostura en ocasiones, pero capaz de definir partidos de gran magnitud, capaz de ser el goleador de los partidos más importantes, siendo defensa.

Olvídense de los colores, para mí es un deleite ver a jugadores como Iniesta, como Messi, como el recién retirado Steven Gerrard, como Cristiano y Bale, Hazard, Xavi, la lista es interminable… son jugadores a quienes hay que disfrutar viéndolos hacer lo que aman, y así como debemos apreciar esos talentos, tomemos un momento para darnos cuenta de que estamos viendo a un monstruo de la defensa, haciendo una gran historia.

Si llegaste hasta aquí, ¡muchas gracias!

 

 

Comentarios